“SÓLO CON EL CORAZÓN SE PUEDE VER BIEN, LO ESENCIAL, ES INVISIBLE A LOS OJOS” - Saint Exupéry

SoloCorazon1Un nuevo año comienza, y no será un año más, ni un año igual a otros. Nos vamos a reencontrar en “nuestro lugar”, el que nos contiene, nos alegra, nos permite seguir conociendo…

No es necesario que hagamos un recordatorio de lo vivido porque cada uno tiene bien grabado, en lo profundo de su corazón y emociones, las secuencias de los momentos vitales de lo que comenzó, allá por marzo de 2020. Lo importante es que hoy podemos decir: ¡Qué lindo volver a encontrarnos!

Por eso, más que recrearnos en lo que ya sabemos por haberlo sentido, vivido, miremos hacia delante. ¿Qué lección hemos aprendido durante la crisis? Algunas respuestas podrían ser: 

  • ü            Que nada está siendo igual en comparación con lo que hasta ahora habíamos vivido
  • ü            Que podemos adaptarnos, ser más flexibles de lo que suponíamos
  • ü            Que es posible cambiar de prioridades, dándole mayor valor a las personas, a otras situaciones de la vida
  • ü            Que podemos gestionar de manera diferente nuestras emociones
  • ü            Que lo imposible, los “no puede ser” se sustituyen por “¡Vamos por más!”, o ¡Juntos somos más y las cosas salen mejor! 

Y de todo ello ¿qué conclusión sacamos para iniciar el próximo ciclo escolar?

  • ü         Estamos fuertes y preparados para la transitoriedad y para buscar maneras de navegar entre la incertidumbre y la necesidad de seguridad
  • ü          Intentamos anticipar los acontecimientos y asumir que las dificultades, seguramente serán motivo de inspiración para cambiar, modificar o crear nuevos “cómo”.

Durante el período de confinamiento, hemos trabajado de manera virtual no sólo los aprendizajes académicos, sino también hemos acompañado a cada familia y a cada niño y joven en orientaciones destinadas a afrontar emocionalmente la reclusión forzada. Este año reforzaremos la tarea, porque desde la presencialidad ese acompañamiento hará posible que podamos desplegar aún más nuestra afectividad consciente y compartida.

Entre todos, ustedes desde casa y nosotros en los primeros días, vamos a propiciar expectativas favorables hacia el reencuentro en un contexto de bienvenida protectora y sanadora.

Alguien dijo, que el principal aprendizaje que nos ha dejado la crisis que hemos sufrido y seguimos viviendo, es que lo esencial se hizo visible porque la adversidad nos abrió los ojos del corazón. Hoy como nunca, entendemos lo prioritario que es aprender a saber tratar con nuestras emociones. Antes, esta tarea era muy importante, pero ahora, es prioritaria.

Supliremos el gesto amistoso y amoroso del beso, el abrazo y el darnos la mano, por la sonrisa detrás de la máscara protectora, o en la mirada cálida que acompaña, contiene y entiende. Cada uno de nosotros volverá a comprobar que: “Sólo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos”

 

¡Bienvenidos al ciclo lectivo 2021!

Patricia Girod

 

Equipo de Orientación

 

SoloCorazon2

No es necesario que hagamos un recordatorio de lo vivido porque cada uno tiene bien grabado, en lo profundo de su corazón y emociones, las secuencias de los momentos vitales de lo que comenzó, allá por marzo de 2020. Lo importante es que hoy podemos decir: ¡Qué lindo volver a encontrarnos!

Por eso, más que recrearnos en lo que ya sabemos por haberlo sentido, vivido, miremos hacia delante. ¿Qué lección hemos aprendido durante la crisis? Algunas respuestas podrían ser: 

ü  Que nada está siendo igual en comparación con lo que hasta ahora habíamos vivido

ü  Que podemos adaptarnos, ser más flexibles de lo que suponíamos

ü  Que es posible cambiar de prioridades, dándole mayor valor a las personas, a otras situaciones de la vida

ü  Que podemos gestionar de manera diferente nuestras emociones

ü  Que lo imposible, los “no puede ser” se sustituyen por “¡Vamos por más!”, o ¡Juntos somos más y las cosas salen mejor! 

Y de todo ello ¿qué conclusión sacamos para iniciar el próximo ciclo escolar?

ü  Estamos fuertes y preparados para la transitoriedad y para buscar maneras de navegar entre la incertidumbre y la necesidad de seguridad

ü  Intentamos anticipar los acontecimientos y asumir que las dificultades, seguramente serán motivo de inspiración para cambiar, modificar o crear nuevos “cómo”.

Durante el período de confinamiento, hemos trabajado de manera virtual no sólo los aprendizajes académicos, sino también hemos acompañado a cada familia y a cada niño y joven en orientaciones destinadas a afrontar emocionalmente la reclusión forzada. Este año reforzaremos la tarea, porque desde la presencialidad ese acompañamiento hará posible que podamos desplegar aún más nuestra afectividad consciente y compartida.

Entre todos, ustedes desde casa y nosotros en los primeros días, vamos a propiciar expectativas favorables hacia el reencuentro en un contexto de bienvenida protectora y sanadora.

Alguien dijo, que el principal aprendizaje que nos ha dejado la crisis que hemos sufrido y seguimos viviendo, es que lo esencial se hizo visible porque la adversidad nos abrió los ojos del corazón. Hoy como nunca, entendemos lo prioritario que es aprender a saber tratar con nuestras emociones. Antes, esta tarea era muy importante, pero ahora, es prioritaria.

Supliremos el gesto amistoso y amoroso del beso, el abrazo y el darnos la mano, por la sonrisa detrás de la máscara protectora, o en la mirada cálida que acompaña, contiene y entiende. Cada uno de nosotros volverá a comprobar que: “Sólo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos”

 

¡Bienvenidos al ciclo lectivo 2021!

Patricia Girod

Equipo de Orientación